Rubio era un perrito comunitario de la cuidad balnearia de Mar del Tuyu en Buenos aires Argentina, el como otros perritos sin hogar vivian en diferentes lugares, Rubio vivía en una estación de servicio de dicha localidad, sin embargo su paz cesaría cuando se cruzo con un psicopata que lo asesino de una forma cruel. La repercusión no se hizo esperar, y la conmoción fue a nivel nacional, movilizandose centenares de personas pidiendo justicia por el.

Rubio era el perro que todos querían. Vivía desde hacía cinco años en la estación de servicio de la calle 58 y la Ruta Provincial 11, en Mar del Tuyú. Los empleados lo habían adoptado. El se acercaba moviendo la cola a cada cliente y siempre el recibía una caricia. Así fue hasta el 13 de agosto, cuando un hombre perverso de nombre AGR llegó con su camioneta hasta uno de los surtidores. Y lo mató.

Furioso dijo que el animal le había tirado un tarascón mientras cargaba combustible. Desencajado levantó al perro de pelaje marrón claro, lo subió a su camioneta diciendo que lo llevaría al Centro de Zoonosis y luego advirtió: "¡Lo voy a matar!", según aseguraron los testigos.

El psicopata ató a Rubio con una soga al guardabarros de su camioneta 4 x 4 y lo arrastró más de dos kilómetros haciendo zigzag sobre el asfalto. Le destrozó el tórax, las piernas y más de la mitad del cuerpo. Y lo dejó tirado.

Pocos días después, AGR sufrió un escrache en la puerta de su comercio de pesca aunque él no se encontraba allí. Más tarde, el Concejo Deliberante del Partido de La Costa lo declaró "persona non grata" mientras el denunciado comenzaba a ser investigado por la justicia.

Posteriormente fingió ser golpeado por un pintor aparentando estar ebrio, ardid estrategia para poder sortear las responsabilidades judiciales.


rubio tiene su monumento para que nadie lo olvide

La triste historia del perrito Rubio tiene su monumento

Rubio era un perrito comunitario de la cuidad balnearia de Mar del Tuyu en Buenos aires Argentina, el como otros perritos sin hogar vivian en diferentes lugares, Rubio vivía en una estación de servicio de dicha localidad, sin embargo su paz cesaría cuando se cruzo con un psicopata que lo asesino de una forma cruel. La repercusión no se hizo esperar, y la conmoción fue a nivel nacional, movilizandose centenares de personas pidiendo justicia por el.

Rubio era el perro que todos querían. Vivía desde hacía cinco años en la estación de servicio de la calle 58 y la Ruta Provincial 11, en Mar del Tuyú. Los empleados lo habían adoptado. El se acercaba moviendo la cola a cada cliente y siempre el recibía una caricia. Así fue hasta el 13 de agosto, cuando un hombre perverso de nombre AGR llegó con su camioneta hasta uno de los surtidores. Y lo mató.

Furioso dijo que el animal le había tirado un tarascón mientras cargaba combustible. Desencajado levantó al perro de pelaje marrón claro, lo subió a su camioneta diciendo que lo llevaría al Centro de Zoonosis y luego advirtió: "¡Lo voy a matar!", según aseguraron los testigos.

El psicopata ató a Rubio con una soga al guardabarros de su camioneta 4 x 4 y lo arrastró más de dos kilómetros haciendo zigzag sobre el asfalto. Le destrozó el tórax, las piernas y más de la mitad del cuerpo. Y lo dejó tirado.

Pocos días después, AGR sufrió un escrache en la puerta de su comercio de pesca aunque él no se encontraba allí. Más tarde, el Concejo Deliberante del Partido de La Costa lo declaró "persona non grata" mientras el denunciado comenzaba a ser investigado por la justicia.

Posteriormente fingió ser golpeado por un pintor aparentando estar ebrio, ardid estrategia para poder sortear las responsabilidades judiciales.


rubio tiene su monumento para que nadie lo olvide