Ricardo Russo tiene 56 años y es experto en reumonología pediátrica. Se formó en el exterior y fue jefe de servicio en el hospital pediátrico desde 2008.

El pediatra Ricardo Russo estudió en los Estados Unidos y en Canadá.

 El pediatra del Hospital Garrahan de Buenos aires fue condenado este miércoles a 10 años de prisión por producir, tener y facilitar la distribución de imágenes perversas de explotación sexual infantil, Ricardo Russo, tenía una vida que muchos podían considerar "ideal", con una familia bien formada, muchos viajes al exterior, y un prestigio profesional.


Su nombre completo es Ricardo Alberto Guillermo Russo, está casado y tiene dos hijos. Vive en una casa del barrio River, en Núñez, donde pasó la prisión domiciliaria monitoreado con una tobillera electrónica.

Al volver al país, Russo ingresó al Garrahan. Su historia dentro del Hospital fue extensa: trabajo allí durante 26 años. Entró como reumatólogo pediatra en 1993. Y, desde 2008, fue el jefe del sector de Inmunología y Reumatología.

Tras su detención, en mayo de este año, fue apartado de su cargo.

La encargada de investigarlo y ordenar su aprensión en mayo de este año en el playón de estacionamiento del hospital Garrahan, habló de “1.500 víctimas” individuales. 1.500 niños y niñas en el archivo de material pedófilo que Russo acumuló en su casa, en discos rígidos y computadoras, y hasta en la misma máquina de su consultorio en el hospital.

De las 1.500 víctimas, solo dos tienen nombre y apellido en el expediente. Son hermanas mellizas, ex pacientes de Russo en el Hospital Garrahan.

En noviembre de 2015, Russo las acostó en su camilla y pidió permiso para correr de lado la ropa interior de las menores, que tenían apenas seis años, y fotografió sus genitales con su teléfono celular. La madre, presente en la sala, aceptó. No tenía motivos para sospechar. Todo lo contrario. La madre de las niñas confiaba plenamente en Russo.


El pediatra condenado a prisión por tener material de niños



Ricardo Russo tiene 56 años y es experto en reumonología pediátrica. Se formó en el exterior y fue jefe de servicio en el hospital pediátrico desde 2008.

El pediatra Ricardo Russo estudió en los Estados Unidos y en Canadá.

 El pediatra del Hospital Garrahan de Buenos aires fue condenado este miércoles a 10 años de prisión por producir, tener y facilitar la distribución de imágenes perversas de explotación sexual infantil, Ricardo Russo, tenía una vida que muchos podían considerar "ideal", con una familia bien formada, muchos viajes al exterior, y un prestigio profesional.


Su nombre completo es Ricardo Alberto Guillermo Russo, está casado y tiene dos hijos. Vive en una casa del barrio River, en Núñez, donde pasó la prisión domiciliaria monitoreado con una tobillera electrónica.

Al volver al país, Russo ingresó al Garrahan. Su historia dentro del Hospital fue extensa: trabajo allí durante 26 años. Entró como reumatólogo pediatra en 1993. Y, desde 2008, fue el jefe del sector de Inmunología y Reumatología.

Tras su detención, en mayo de este año, fue apartado de su cargo.

La encargada de investigarlo y ordenar su aprensión en mayo de este año en el playón de estacionamiento del hospital Garrahan, habló de “1.500 víctimas” individuales. 1.500 niños y niñas en el archivo de material pedófilo que Russo acumuló en su casa, en discos rígidos y computadoras, y hasta en la misma máquina de su consultorio en el hospital.

De las 1.500 víctimas, solo dos tienen nombre y apellido en el expediente. Son hermanas mellizas, ex pacientes de Russo en el Hospital Garrahan.

En noviembre de 2015, Russo las acostó en su camilla y pidió permiso para correr de lado la ropa interior de las menores, que tenían apenas seis años, y fotografió sus genitales con su teléfono celular. La madre, presente en la sala, aceptó. No tenía motivos para sospechar. Todo lo contrario. La madre de las niñas confiaba plenamente en Russo.